Ricardo Darín vuelve al Tívoli con ‘Escenas de la vida conyugal’, de Ingmar Bergman

Recién premiado en San Sebastián (Concha de Plata ex aequo con Javier Cámara por Truman), el actor argentino vuelve al Teatre Tívoli, una década después de Art, con Escenas de la vida conyugal, de Ingmar Bergman. Le acompaña Érica Rivas, la cornuda novia de Relatos salvajes, en un montaje dirigido por Norma Aleandro.

En El Apuntador queremos que disfrutéis de la entrevista a Ricardo Darín, publicada en Periódico.com:

-En la obra, Bergman, que se casó cinco veces y tuvo otras tres parejas, polemiza sobre la institución matrimonial. ¿Comparte sus tesis?

Polemiza sobre ciertas convenciones relacionadas con lo correcto o incorrecto. El gran problema de no decir la verdad en una relación. Él pone el amor por encima de la estructura matrimonial. Entre dos personas no hay nada más valioso que ser honestos. Si algo no funciona hay que ponerlo sobre la mesa y no esconderlo porque a la larga eso va a salir. Esa fue su intención. La sinceridad a veces no cae bien, pero cuál es la contrapartida. Estamos acostumbrados a decir: bueno, es una mentira piadosa, no le he dicho la verdad para que no sufra. Pero quiénes somos para tomar el camino de la mentira en función de beneficiar a alguien. Es un concepto que deberíamos revisar.

-¿Usted es partidario, pues, de decir siempre la verdad aunque duela?

-Eso no quiere decir que yo sea la catedral de la verdad. A veces miento. Yo lo que digo es que idealmente ese es el concepto del que hablamos en esta pieza. Ojalá yo pudiera decir la verdad de todo lo que pienso siempre, levitaría de felicidad, porque cuando uno miente carga con un peso en la mochila; es como un ancla que arrastramos y cuando uno dice la verdad aun produciendo un cimbreado algo se libera y nadie te va poder acusar de mentiroso.

-Le sucede a su personaje, que le cuenta una infidelidad a su mujer.

-Es lo que me interesó de él, que a pesar de ser egoísta, porque en algún momento no piensa en su mujer e hijas, es sincero. Es descarnado, cruel, pero no es mentiroso ni deshonesto. Pone la verdad sobre la mesa y aguanta las consecuencias, cosa que no todo el mundo hace.

-¿Usted cree en las segundas oportunidades en una pareja o hay cicatrices, como las que provoca la infidelidad, imposibles de curar?

-Creo en las segundas oportunidades. Todos los seres humanos merecen una oportunidad más porque todos nacimos para equivocarnos antes que para acertar. Es lícito una segunda oportunidad.

-Aunque la pieza plantea los dolorosos conflictos de un matrimonio, la platea se ríe.

-Sí, genera una catarsis en el público, una risa liberadora. Habrá también parejas que padecerán si han atravesado experiencias traumáticas. Pero Bergman rescata el amor por encima de todo. Son dos seres que a lo largo de 20 años pasarán por mucho pero se siguen queriendo y buscando. Creo que Bergman se sentía agobiado en la estructura matrimonial y sus responsabilidades, e intentó ser lo más limpio posible….

Seguir leyendo: elperiodico.com

Opinión de los espectadores

Deja un comentario